lunes, 31 de mayo de 2010

Dichos Populares... (I)


Quienes me conocen bien saben que me encantan los refranes. El refranero español es amplio y variado y siempre tiene alguna frase para cada situación. Los dichos populares son extensos y siempre están en boca de todos. En algún momento de nuestra vida hemos utilizado frases de este tipo, pero... ¿sabemos realmente lo que significan?. ¿Sabemos su origen?.
Como buena periodista, "no me he dormido en los laureles" (más adelante indicaré el significado de esta expresión) y he realizado un trabajo de investigación sobre el origen de nuestros dichos, frases y refranes. Y, para qué negarlo, me he divertido muchísimo y me he llevado alguna que otra sorpresa.
Os dejo aqui la primera entrega de DICHOS POPULARES (seguramente habrá una segunda y, quizás, una tercera) con su origen y significado. Espero que os divirtáis leyéndolos tanto como yo escribiéndolo.
  • " IR MÁS CHULO QUE UN OCHO" : Es una frase que se emplea para decir que alguien va muy bien arreglado y con cierto aire de chulería. Antiguamente, el tranvía número 8 era el que llevaba a los chulapos y chulapas de Madrid a la verbena de San Isidro. Como era habitual, iban con sus mejores trajes típicos y es por ello que entonces se empleaba "vas más chulo que un ocho", tan habitual en la lengua castellana, para decirle a alguien que iba muy elegante.
  • " NO HAY TU TÍA" : La utilizamos para decir que algo es imposible de realizar, que no se puede cambiar. En la medicina antigua, el hollín que resultaba de la fundición y purificación del cobre (óxido de zinc) se transformaba en ungüento, al que atribuían virtudes curativas para algunas enfermedades de la vista. Este ungúento era llamado tutía, atutía o atutia, y era muy anunciado por los publicistas de la época. El lenguaje popular terminó por acuñar la frase "no hay tu tía" (deformando por el uso el original tutía) para dar a entender que algo, por su dificultad es imposible de resolver.
  • " METERSE EN CAMISA DE ONCE VARAS" : Esta frase tiene su origen en el ritual de adopción de un niño en la Edad Media. El padre adoptante debía meter al niño adoptado dentro de una manga muy holgada de una camisa de gran tamaño tejida al efecto y sacar al pequeño por el cuello de la misma. Una vez recuperado el niño, el padre le daba un fuerte beso en la frente como prueba de su paternidad aceptada. Por otro lado, la vara ( 835. 9 mm) era una barra de madera o metal que servía para medir cualquier cosa y, la alusión a las once varas es para exagerar el tamaño de la camisa que, aunque era grande, no podía medir tanto como once varas (serían unos 9 metros) La expresión "meterse en camisa de once varas" se aplica para advertir sobre la inconveniencia de complicarse innecesariamente la vida.
  • " O.K." : La expresión se generó durante la Guerra de Secesión norteamericana. Cuando las tropas regresaban a sus cuarteles sin ninguna baja ponían en una gran pizarra "0.k." (0 killed -cero muertos- ) De ahí viene la expresión O.K. que utilizamos para indicar que todo va bien.
  • " DORMIRSE EN LOS LAURELES" : En Roma, cuando se coronaba a un general tras una victoria, se festejaba su triunfo y como símbolo de gloria se le colocaban guirnaldas de laureles en la cabeza. Al coronarle, éste debía agachar levemente la cabeza, dando la impresión de estar descansando sobre los laureles de la gloria. Por eso, cuando queremos advertir a alguien que ha conseguido el éxito en cualquier ámbito de su vida que no se relaje por ese triunfo y que siga avanzando le decimos que "no se duerma en los laureles".
  • " ME LO HA DICHO UN PAJARITO" : En las Antiguas Grecia y Roma se creía que los pajaros tenían cualidades especiales para percibir cosas. Como con el tiempo comenzaron a ver que ante una tormenta severa las aves eran las primeras en evacuar la región, los romanos las desginaron como "portadoras del saber futuro". De hecho, el rito de los Augurios, donde se intentaba predecir el futuro, se basaba en observar el volar de los pájaros, al igual que lo hicieron Rómulo y Remo esperando ver 12 pájaros para fundar Roma. De esta bonita historia viene que el dicho " me lo contó un pajarito" que significa que nos hemos enterado de algo "misteriosamente" y no queremos decir quién nos lo ha dicho.
  • " PONER LOS CUERNOS": Es la acepción de infidelidad más utilizada hoy en día y tiene su origen en los países nórdicos (vikingos) de la antigüedad. Los gobernadores de las comarcas podían, por su condición de tal, seleccionar a las mujeres con las que deseaban intimar.
    Cuando esto ocurría, la puerta de la casa donde se encontraba el gobernador con la mujer elegida, era adornada con los cuernos del alce, en señal de su presencia. Si la mujer estaba casada, su marido mostraba felizmente a sus vecinos el adorno, orgulloso por la visita del gobernador a su humilde morada. Así, cuando alguien dice que su pareja "le ha puesto los cuernos" quiere decir que le ha sido infiel.
  • " ESTAR EN BAVIA" : Babia es una ciudad de la provincia española de León, un pequeño paraíso donde acostumbraban refugiarse los reyes y aristócratas, para descansar de la guerra contra los árabes en tiempos de la Reconquista. En esa zona se criaban caballos famosos por su fuerza. Precisamente, el caballo del Cid Campeador "Babieca" era de la región, de ahí su nombre. Por eso, si le decimos a alguien que "está en Babia" le estamos diciendo que está despistado, ido y que no se entera de lo que le decimos.
  • " A BUENAS HORAS MANGAS VERDES" : Se utiliza como reprimenda por la tardanza en la ayuda y cuando se hacen las cosas a destiempo. Su origen se remonta al siglo XV, cuando Isabel I mandó crear una patrulla callejera llamada Santa Hermandad. Se trataba de una policía rural a la que por la forma de su uniforme se le veían las mangas que eran verdes, y por ello eran denominados Los Mangas Verdes. Esta policía rural fue muy eficaz al principio, pero poco a poco fue "relajándose", lo que provocaba que llegara tarde al lugar del suceso. En esas situaciones era cuando se decía aquello de "a buenas horas mangas verdes", que todavía hoy en día utilizamos.
  • LLAMAR PEPE A LOS JOSÉ : Hace muchos siglos en los conventos, durante la lectura de las Sagradas Escrituras, se referían a San José como 'Pater Putatibus' y luego, por simplificación, como 'P.P.' Así nació llamar 'Pepe' a los José.
  • " TIRAR LA CASA POR LA VENTANA" : Utilizamos esta expresión para indicar que una persona comienza a tener grandes gastos, superiores a los que acostumbraba. En el siglo XIX, cuando alguien ganaba la Lotería Nacional de España, se estilaba que los amigos y familiares del afortunado fueran a su casa y, literalmente, arrojaran todas sus posesiones por la ventana en señal de la nueva vida que le esperaba a dicha persona. Así, si le decimos a alguien que está "tirando la casa por la ventana" le estamos diciendo que está derrochando, gastando mucho dinero.

CONTINUARÁ...

sábado, 22 de mayo de 2010

Entregandoamor.com ...

Trabajando de teleoperadora en el Departamento de Atención al cliente de unos Grandes Almacenes, viví el siguiente episodio que relato a continuación. Un compañero asesoró por teléfono a un cliente para que configurara e instalara unos programas en el ordenador que el día anterior había comprado en nuestro Departamento de Informática. No estaría mal que TODOS nos pasáramos el ANTIVIRUS de vez en cuando, tenemos el Sistema Operativo dañado y no nos damos ni cuenta...

Cliente: ¿Estoy llamando al Departamento de Atención al Cliente?
Empleado: Así es. Buenos días. ¿En qué le puedo ayudar?
Cliente: He estado revisando el equipo informático que compré ayer en sus Grandes Almacenes y he encontrado un sistema que se llama AMOR, pero no funciona. ¿Me puede ayudar?
Empleado: Por supuesto, pero yo no puedo instalárselo, tendrá que hacerlo usted mismo. Yo le indico cómo por teléfono ¿le parece?
Cliente: Yo no entiendo mucho de estas cosas, pero creo que estoy listo para instalarlo ahora. ¿Por dónde empiezo?
Empleado: El primer paso es abrir su CORAZÓN. ¿Lo tiene?
Cliente: Sí, pero hay varios programas ejecutándose en este momento. ¿No hay problema para instalarlo mientras siguen ejecutándose?
Empleado: ¿Cuáles son esos programas?
Cliente: Ummm ... Tengo... DOLORPASADO.EXE, BAJAAUTOESTIMA.EXE, IRA.DOC y RESENTIMIENTO.COM.
Empleado: No hay problema. AMOR borrará automáticamente DOLORPASADO.EXE de su sistema operativo actual. Puede que se quede grabado en su memoria permanente, pero ya no afectará a otros programas. AMOR eventualmente reemplazará BAJAAUTOESTIMA.EXE por ALTAAUTOESTIMA.EXE. Sin embargo, tiene que apagar completamente los programas IRA.DOC y RESENTIMIENTO.COM. Estos programas evitan que AMOR se instale adecuadamente. ¿Puede apagarlos?
Cliente: No sé cómo hacerlo.
Empleado: Vaya al menú INICIO y ejecute PERDON.EXE hasta que IRA.DOC y RESENTIMIENTO.COM hayan sido borrados completamente. Cliente: AMOR ha empezado a instalarse automáticamente. ¿Es normal?
Empleado: Sí. En breve recibirá el siguiente mensaje: "AMOR estará activo mientras CORAZÓN esté vigente". ¿Puede ver ese mensaje?
Cliente: Sí, sí lo veo. ¿Ya hemos terminado la instalación?
Empleado: Sí, pero recuerde que sólo tiene el programa base. Necesita empezar a conectarse con otros CORAZONES para poder recibir actualizaciones.
Cliente: Oh, oh... Me acaba de aparecer un mensaje de error. ¿Qué hago?
Empleado: ¿Qué dice el mensaje de error?
Cliente:"ERROR 412. PROGRAMA NO ACTIVO EN COMPONENTES INTERNOS". ¿Qué significa?
Empleado: Significa en términos no técnicos que tiene usted que AMAR a su propio equipo informático antes de poder AMAR a otros.
Cliente: Y ahora, ¿qué hago?
Empleado: ¿Puede localizar el directorio llamado "AUTOACEPTACION"?
Cliente: Sí, aquí lo tengo.
Empleado: Haga doble click en los siguientes archivos para copiarlos al directorio MI CORAZON: AUTOPERDON.DOC, AUTOESTIMA.TXT, VALOR.INF y REALIZACION.HTM. El sistema reemplazará cualquier archivo que haga conflicto y entrará en un modo de reparación para cualquier programa dañado. También debe eliminar AUTOCRITICA.EXE de todos los directorios y después borrar todos los archivos temporales, para asegurar que nunca se active.
Cliente: Entendido. Mi CORAZÓN se está llenando con unos archivos muy bonitos. SONRISA.MPG se está desplegando en mi monitor e indica que CALOR.COM, PAZ.EXE y FELICIDAD.COM se están configurando en todo mi CORAZÓN.
Empleado: Eso indica que AMOR está instalado y ejecutándose. Una cosa más. AMOR es un software GRATUITO. Asegúrese de dárselo a todos los que conozca y se encuentre. Ellos, a su vez, lo compartirán con otras personas.
Cliente: Eso haré, gracias por su ayuda.

lunes, 17 de mayo de 2010

Lección de Amor ...


John Harmond estudió la multitud de gente que se abría paso hacia la Gran Estación Central. Buscó la chica cuyo corazón conocía pero cuya cara nunca había visto: LA CHICA DE LA ROSA.
El interés en ella había comenzado trece meses antes en una Biblioteca de Miami, cogiendo un libro de la estantería. Al empezar a leerlo, se encontró intrigado, no por las palabras del libro, sino por las notas escritas en algunos de sus márgenes. La escritura suave reflejaba un alma pensativa y una mente brillante. Nervioso, intentó buscar en alguna parte del libro el nombre de la autora de tan bellas palabras. Finalmente, lo encontró en la parte frontal del libro: Holly Miller.
Con tiempo y esfuerzo localizó su dirección. Ella vivía en Nueva York. Le escribió una carta para presentarse y para invitarla a que siguieran el contacto mediante misivas. A los pocos días, John fue destinado para servir en la II Guerra Mundial. Durante un año y un mes, los dos se conocieron a través del correo, y el romance fue creciendo. John le pidió una fotografía, pero ella siempre se negó. Le decía que si él de verdad la quería, no importaba cómo fuera ella.
Cuando por fin terminó la guerra, acordaron conocerse en persona. Arreglaron su primer encuentro a las siete de la tarde de ese mismo día en la Gran Estación Central de Nueva York.
- "Tú me reconocerás"- dijo ella - "por la rosa que llevaré en la solapa".

Y allí estaba John, hecho un manojo de nervios, a punto de entrar en la Estación Central.
A escasos metros de la puerta, una joven, con abrigo verde, alta y esbelta esperaba. Su cabello rubio y rizado se encontraba detrás de sus delicadas orejas; sus ojos eran azules como flores. Sus labios y su mentón tenían una gentil firmeza y dentro de su traje verde pálido era como la primavera en vida. John se acercó caminando hacia ella sin darse cuenta de que no llevaba la rosa. Mientras se movía, una pequeña y provocativa sonrisa curvó sus labios:
- "¿Vas por mí, marinero?" - murmuró ella.
Casi incontrolablemente, John dio un paso hacia ella y entonces vio a Holly Miller. Estaba parada casi directamente detrás de la chica. Una mujer, ya pasada de sus cuarenta, con cabello grisáceo bajo un sombrero gastado. Era más que regordeta, sus pies, con gruesos tobillos, descansaban en zapatos de suela baja.
La chica del traje verde se iba rápidamente. John sintió como si se partiera en dos: su deseo tan agudo de seguirla, y a la vez tan profundo su anhelo por la mujer cuyo espíritu le había acompañado y apoyado durante la guerra.
Y ahí estaba ella. Su pálida y rolliza cara era gentil y sensible, sus ojos grises tenían un brillo cálido y amigable. John no vaciló; sus dedos apretaron la pequeña y usada copia de cuero del libro que llevaba para identificarse con ella. Cuadró sus hombros, saludó y le ofreció el libro a la mujer, aunque mientras hablaba se sintió ahogado por la amargura de su decepción.
- Soy el Teniente John Harmond, y usted debe ser la Srta. Miller. Estoy muy contento de que nos conozcamos. ¿Puedo invitarle a cenar?"- le dijo él.
La cara de la mujer se ensanchó en una sonrisa tolerante.
- No sé de qué se trata esto, hijo - respondió ella - pero la señorita del traje verde que se acaba de ir me rogó que me pusiera esta rosa en mi abrigo. Y me dijo que si usted me invitaba a cenar, yo le dijera que ella le está esperando en el restaurante de enfrente. ¡Dijo que era una clase de prueba!

Riendo a carcajadas, John salió de la estación y cruzó la calle que le separaba del restaurante donde la verdadera Molly le esperaba. Aquella había sido, sin duda, una verdadera LECCIÓN DE AMOR.

viernes, 14 de mayo de 2010

PENSIÓN COMPLEJA (Por Risto Mejide) ...


"Antes que nada, perdona si huele un poco a cerrado, hacía mucho tiempo que nadie se alojaba aquí, y menos aún con la intención de quedarse. Ábreme bien de puertas y ventanas. Que corra el aire, que entre tu luz, que pinten algo los colores, que a este azul se le suba el rojo, que hoy nos vamos a poner moraos.
Y hablando de ponerse, vete poniendo cómoda, que estás en tu casa. Yo, por mi parte, lo he dejado todo dispuesto para que no quieras mudarte ya más. Puedes dejar tus cosas aquí, entre los años que te busqué y los que te pienso seguir encontrando. Los primeros están llenos de errores, los segundos, teñidos de ganas de no equivocarme otra vez.
El espacio es tan acogedor como me permite mi honestidad. Ni muy pequeño como para sentirse incómodo, ni demasiado grande como para meter mentiras.
Mis recuerdos, los dejé todos esparcidos por ahí, en cajas de zapatos gastados y cansados de merodear por vidas ajenas. No pises aún, que está fregado con lágrimas recientes, y podrías resbalar. Yo te aviso.
El interruptor general de corriente está conectado a cada una de tus sonrisas. Intenta administrarlas bien y no reírte demasiado a carcajadas, no vayas a fundirlo de sopetón.
No sé si te lo había comentado antes, pero la estufa la pones tú.
Y hablando del tema, he intentado que la temperatura del agua siempre estuviera a tu gusto, pero si de vez en cuando notas un jarro de agua fría, eso es que se me ha ido la mano con el calentador. Sal y vuelve a entrar pasados unos minutos. Discúlpame si es la única solución, es lo que tenemos los de la vieja escuela, que a estas alturas ya no nos fabrican ni los recambios.
Tampoco acaba de funcionarme bien la lavadora. Hay cosas del pasado que necesitarán más de un lavado, es inevitable. Y hay cosas del futuro que, como es normal, se acabarán gastando de tanto lavarlas. La recomendación, ensuciarse a su ritmo y en su grado justo. Eso sí, no te preocupes por lo que pase con las sábanas, que las mías lo aguantan todo.
Para acabar, te he dejado un baño de princesa, una cama de bella durmiente, un sofá de puta de lujo y algo de pollo hecho en la nevera. Para que los disfrutes a tu gusto, eso sí, siempre que sigas reservando el derecho de admisión.
Aquí no vienes a rendir cuentas, sino a rendirte tú. Aquí no vienes a competir con nadie, sino a compartirte a mí. Y lo de dar explicaciones, déjalo para el señor Stevenson.
El resto, no sé, supongo que está todo por hacer. Encontrarás que sobra algún tabique emocional, que falta alguna neurona por amueblar, y que echas de menos, sobre todo al principio, alguna reforma en fachada y estructura.
Dime que tienes toda la vida, y voy pidiendo presupuestos. Dime que intentaremos toda una vida e iré encofrando mis nunca más."


Por Risto Mejide



Yo me quedé igual de sorprendida que todos vosotros al leer esta preciosa declaración de amor. Risto, el "borde" de O.T.,el que “valoraba a los concursantes de O.T. como simples productos”, el de las gafas oscuras y archiconocidas frases hechas. Ese que era el único que "bajaba a los triunfitos de la nube" donde les habían subido las productoras y el marketing, a lo mejor no con las mejores palabras ni maneras, pero sí con la mejor de las intenciones.

Risto, sinceramente me he quedado prendada con estas letras donde es magistral como plasmas cada sentimiento. Los tipos duros también tienen su coranzocito, y tú lo demuestras en cada sílaba.
Espero que a quien se lo dedicaste en su momento no lo dudara ni un minuto y se pusiera inmediatamentre a hacer las maletas para ir a vivir contigo.
Y, es que no hay nada que pensar cuando te piden de esta manera que compartas tu vida con alguien... SIMPLEMENTE PRECIOSO.

miércoles, 12 de mayo de 2010

MIEDO...


Muchas veces tenemos miedo... Miedo de lo que podríamos no ser capaces de hacer.
Miedo de lo que podrían pensar si lo intentamos. Dejamos que nuestros temores se apoderen de nuestras esperanzas. Decimos que NO, cuando queremos decir que . Nos callamos cuando queremos gritar y gritamos con todos cuando deberíamos cerrar la boca.
¿POR QUÉ? Si sólo vivimos una vez, no hay tiempo para tener miedo.
Entonces BASTA. ATRÉVETE, OLVÍDATE de que te están mirando. INTENTA la jugada imposible, CORRE EL RIESGO.
No te preocupes por ser aceptado. No te conformes con ser uno más. Nadie te ata. Nadie te obliga.
Muchas veces, esperamos que las cosas sucedan, y nos olvidamos de lo más importante: CREER EN NOSOTROS MISMOS. Nos conformamos en vez de arriesgarnos.
Nada está escrito. Nada está hecho. Ni siquiera lo imposible. Todo depende de decir "puedo" ante cada desafío.
Cuando estamos decididos, tenemos más poder. Cuando estamos convencidos, cuando de verdad queremos algo, los obstáculos son menores.
¡¡¡DESPIERTA!!!
Pide la pelota, exígete más; vive sin domingos. Corre cada día un poco más lejos. Salta cada día un poco más alto. Conviértete en tu propio ídolo. Súmate a dar vuelta el marcador.
Cuando no esperes nada de los demás, cuando sientas que cada tanto depende de ti, tu espíritu se fortalecerá. Y poco a poco, las voces se convertirán en ovación. Tus respiros se llenarán de logros y tu vida de sentido.
Están los que siguen corriendo cuando les tiemblan las piernas. Los que siguen jugando cuando se les acaba el aire. Los que siguen luchando cuando todo parece perdido, como si cada vez fuera la última. Todos ellos, convencidos de que la vida misma es un desafío, sufren pero no se quejan. Porque saben que el dolor pasa, el sudor se seca y el cansancio termina. Pero hay algo que nunca desaparecerá: LA SATISFACCIÓN DE HABERLO LOGRADO.
En sus cuerpos corre la misma sangre. Lo que los hace diferentes es su espíritu, la determinación de alcanzar la cima; una cima a la que no se llega superando a los demás, sino superándose a sí mismo.
Tiempo sobra para los mediocres, pero tiempo falta para realizar tus sueños.
¿VAS A VIVIR CON MIEDO TODA TU VIDA?

jueves, 6 de mayo de 2010

Elogio a la MUJER BRAVA (Por Héctor Abad, escritor colombiano)...



Hace unos días recibí en mi correo electrónico el típico email "coñazo", de esos masivos que nunca abro y que , automáticamente, mando a la papelera de reciclaje. Al menos eso pensaba yo, que era un email "coñazo". ¡Qué equivocada estaba! No sé porqué no lo eliminé, quizás el título, con el que me siento personalmente identificada, me hizo frenar mi impulso eliminatorio y leerlo. Doy gracias a ello, porque me hubiera perdido una gran definición sobre mí misma. Aquí os la pongo, porque quiero compartirla con todos vosotros, mis lectores, amigos y confidentes.
A quienes me conocéis, os asombrará tanto como a mi, ya que parece que este señor, Héctor Abad (a quien prometo no tener el gusto de conocer) está haciendo una descripción exacta sobre mi persona.
Quienes no me conocéis, os aseguro que después de leer esto lo vais a hacer, vais a saber que soy UNA MUJER BRAVA.

Aquí va...

ELOGIO A LA MUJER BRAVA

Por Héctor Abad

" A los hombres machistas, que somos como el 96% de la población masculina, nos molestan las mujeres de carácter áspero, duro, decidido. Tenemos palabras denigrantes para designarlas: arpías, brujas, viejas, traumadas, solteronas, amargadas, marimachas, etc. En realidad, les tenemos miedo y no vemos la hora de hacerles pagar muy caro su desafío al poder masculino que hasta hace poco habíamos detentado sin cuestionamientos. A esos machistas incorregibles que somos, machistas ancestrales por cultura y por herencia, nos molestan instintivamente esas fieras que en vez de someterse a nuestra voluntad, atacan y se defienden.
La hembra con la que soñamos, un sueño moldeado por siglos de prepotencia y por genes de bestias (todavía infrahumanos), consiste en una pareja joven y mansa, dulce y sumisa, siempre con una sonrisa de condescendencia en la boca. Una mujer bonita que no discuta, que sea simpática y diga frases amables, que jamás reclame, que abra la boca solamente para ser correcta, elogiar nuestros actos y celebrarnos bobadas. Que use las manos para la caricia, para tener la casa impecable, hacer buenos platos, servir bien los tragos y acomodar las flores en floreros. Este ideal, que las revistas de moda nos confirman, puede identificarse con una especie de modelito de las que salen por televisión, al final de los noticieros, siempre a un milímetro de quedar en bola, con curvas increíbles (te mandan besos y abrazos, aunque no te conozcan), siempre a tu entera disposición, en apariencia como si nos dijeran “no más usted me avisa y yo le abro las piernas”, siempre como dispuestas a un vertiginoso desahogo de líquidos seminales, entre gritos ridículos del hombre (no de ellas, que requieren más tiempo y se quedan a medias).
A los machistas jóvenes y viejos nos ponen en jaque estas nuevas mujeres, las mujeres de verdad, las que no se someten y protestan y por eso seguimos soñando, más bien, con jovencitas perfectas que lo den fácil y no pongan problema. Porque estas mujeres nuevas exigen, piden, dan, se meten, regañan, contradicen, hablan y sólo se desnudan si les da la gana. Estas mujeres nuevas no se dejan dar órdenes, ni podemos dejarlas plantadas, o tiradas, o arrinconadas, en silencio y de ser posible en roles subordinados y en puestos subalternos. Las mujeres nuevas estudian más, saben más, tienen más disciplina, más iniciativa y quizá por eso mismo les queda más difícil conseguir pareja, pues todos los machistas les tememos.
Pero estas nuevas mujeres, si uno logra amarrar y poner bajo control al burro machista que llevamos dentro, son las mejores parejas. Ni siquiera tenemos que mantenerlas, pues ellas no lo permitirían porque saben que ese fue siempre el origen de nuestro dominio. Ellas ya no se dejan mantener, que es otra manera de comprarlas, porque saben que ahí -y en la fuerza bruta- ha radicado el poder de nosotros los machos durante milenios. Si las llegamos a conocer, si logramos soportar que nos corrijan, que nos refuten las ideas, nos señalen los errores que no queremos ver y nos desinflen la vanidad a punta de alfileres, nos daremos cuenta de que esa nueva paridad es agradable, porque vuelve posible una relación entre iguales, en la que nadie manda ni es mandado. Como trabajan tanto como nosotros (o más) entonces ellas también se declaran hartas por la noche y de mal humor, y lo más grave, sin ganas de cocinar. Al principio nos dará rabia, ya no las veremos tan buenas y abnegadas como nuestras santas madres, pero son mejores, precisamente porque son menos santas (las santas santifican) y tienen todo el derecho de no serlo.
Envejecen, como nosotros, y ya no tienen piel ni senos de veinteañeras (mirémonos el pecho también nosotros y los pies, las mejillas, los poquísimos pelos), las hormonas les dan ciclos de euforia y mal genio, pero son sabias para vivir y para amar y si alguna vez en la vida se necesita un consejo sensato (se necesita siempre, a diario), o una estrategia útil en el trabajo, o una maniobra acertada para ser más felices, ellas te lo darán, no las peladitas de piel y tetas perfectas, aunque estas sean la delicia con la que soñamos, un sueño que cuando se realiza ya ni sabemos qué hacer con todo eso.
Los varones machistas, somos animalitos todavía y es inútil pedir que dejemos de mirar a las muchachitas perfectas... Los ojos se nos van tras ellas, tras las curvas, porque llevamos por dentro un programa tozudo que hacia allá nos impulsa, como autómatas. Pero si logramos usar también esa herencia reciente, el córtex cerebral, si somos más sensatos y racionales, si nos volvemos más humanos y menos primitivos, nos daremos cuenta de que esas mujeres nuevas, esas mujeres bravas que exigen, trabajan, producen, joden y protestan, son las más desafiantes y por eso mismo las más estimulantes, las más entretenidas, las únicas con quienes se puede establecer una relación duradera, porque está basada en algo más que en abracitos y besos, o en coitos precipitados seguidos de tristeza. Esas mujeres nos dan ideas, amistad, pasiones y curiosidad por lo que vale la pena, sed de vida larga y de conocimiento. "

¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡Vamos hombres, por esas MUJERES BRAVAS!!!!!!!!!!!!!!

miércoles, 5 de mayo de 2010

La CRISIS...


Si alguna palabra tiene el privilegio de ser la más nombrada en los últimos dos años, esa es la palabra CRISIS: la usamos para justificar todo lo que nos va mal. Que no llegamos a fin de mes, la culpa es de la CRISIS. Que no podemos irnos de vacaciones en Agosto, eso es por la CRISIS. Que no podemos comprar al niño el juguete que le gusta, la CRISIS no nos lo permite...
Y yo me pregunto: ¿La CRISIS está únicamente relacionada con el dinero? Si nos damos cuenta, siempre sale a colación cuando sacamos el tema monetario, cuando hay que sacar a relucir los euros, la CRISIS es la excusa perfecta para hacerlo.
Entiendo que la época que estamos viviendo es difícil (más para unos que para otros), pero precisamente por eso, ¿no deberíamos querernos más? ¿No deberíamos besar, abrazar, escuchar, entender más? Parece que la CRISIS ha contagiado todo y se ha convertido en una Pandemia más grave que la Gripe A.
Me asombra ver lo arisca que está la gente, lo desagradable de sus expresiones, lo que les cuesta decir un "¡Buenos días!" o "¿Cómo estás?". Y ya no digamos si hay que hablar de "contacto físico". Pero ¡Dios mío, lo que nos cuesta dar un simple abrazo!, o besarnos, tocarnos... ¿Es que acaso también en este aspecto estamos en CRISIS? Por favor, dejémonos ya de perder el tiempo hablando de la dichosa CRISIS y aprovechémoslo para QUERERNOS más. A nadie le AMARGA UN DULCE, ¿no?
Pues lo dicho, a aplicarse el cuento: menos CRISIS y más BESOS.