miércoles, 13 de octubre de 2010

La relación perfecta ...


Todos, alguna vez, nos hemos preguntado cuáles son los ingredientes de una relación ideal. Siempre ha existido el debate sobre qué tiene más importancia en la pareja: si el sexo o el amor.
Desde mi humilde opinión, los pilares de una relación perfecta son tres: AMOR, SEXO y ROMANTICISMO.
Paso a describir cada uno de ellos.

AMOR es conocer a tu pareja, saber por qué actúa como actúa y quererla como es sin intentar cambiarla. Es aprender a entenderle, es querer su vida de la misma manera que quieres la tuya. Pero del amor únicamente no viven las parejas. Cuando no existe sexo satisfactorio o atracción sexual, llega el aburrimiento y la falta de emoción y es cuando surge la ruptura amorosa.

Creo que sin la emoción del SEXO ninguna pareja puede sentirse plena, aunque considero que sí puede sobrevivir. Para mí el ingrediente más importante en una relación de pareja es el AMOR. Una relación que se basa solo en la emoción del sexo, está destinada a fracasar también. Tener sexo sin amor te lleva a sentirte insatisfecho, vacío. Tu vocecita interior va a seguir diciéndote “basta, necesito algo emocional” hasta gritarte y que no tengas más remedio que escucharla. Vas a tener que dejar a tu pareja para sentir la emoción del amor.

El tercer y último ingrediente en una relación es el ROMANTICISMO. Si eres afortunado, y el dúo dinámico, AMOR y SEXO, llenan tu vida, estás a un paso de tener una relación ideal, aunque faltaría el tercero en discordia: el romanticismo. Pero, ¿qué significa romanticismo para un hombre y para una mujer?

Para NOSOTRAS, que un hombre nos regale rosas o cualquier otra cosa sin motivo aparente, que se acuerde de nuestros cumpleaños y aniversarios, que nos abra la puerta del coche, que nos arrime la silla cuando nos vamos a sentar, que nos sirva la bebida cuando estamos en la mesa, que nos diga a todas horas lo guapas que estamos... Queramos o no, que un hombre sea detallista nos encanta a todas las mujeres, dejémonos de tonterías. O si no, ¿por qué todavía, cuando encontramos un hombre que nos mima, nos cuida, nos trata como una reina seguimos diciendo aquello de “ya no hay hombres así”? Porque nos gusta que nos cortejen. A TODAS.

¿Qué considera romántico un hombre? Que lo admires, que lo elogies, que lo apoyes en sus sueños y proyectos. En el fondo, los hombres hacen cosas movidos por el deseo de agradar a su mujer, su pareja, su novia... Por eso, lo más anti-romántico que puedes hacer por un hombre es criticarle y señalar sus defectos “por su bien”. No importa que lo hagas porque te consideres sincera, o para que mejore. Ninguna crítica jamás ha servido para mejorar a ningún hombre, eso lo he aprendido con los años y las malas experiencias. Creo que las mujeres tenemos el poder de elevar a un hombre al éxito o llevarlo al fracaso. Por eso, si elogiamos las pocas cosas positivas que vemos en ellos, se van a sentir grandes y mejorarán automáticamente sus aspectos más débiles. Son así de simples. La mayoría de las discusiones en la pareja se deben a la falta de comprensión del romanticismo.

Pero el ROMANTICISMO por si solo, sin AMOR ni SEXO, no puede lograr mucho. Es el caso de las mujeres que tienen un pretendiente que es muy atento con ellas, aunque no les llama la atención ni les atrae. Se preguntan si será bueno darle una oportunidad, pero cuando lo aceptan, se dan cuenta de que no les gusta ni a patadas (ATRACCIÓN SEXUAL) y que no sienten cariño hacia su vida y no lo aceptan como es (AMOR). Seguramente, a este hombre, lo dejarán en un abrir y cerrar de ojos.

CONCLUSIÓN

Una relación perfecta es como una mesa con tres patas: AMOR, SEXO Y ROMANTICISMO. No hay nada más hermoso que reunir los tres ingredientes a la vez. La energía y la emoción que dan a tu vida no tienen comparación con ningún otro placer.

La mesa puede mantenerse de pie tambaleante con una sola pata, la del AMOR, pero en ningún caso con cualquiera de las otras dos, ROMANTICISMO Y SEXO, si no hay amor.

Y tu relación ¿cuántas patas tiene? (la mía, de momento, no cojea, y me ocuparé muy mucho de que nunca lo haga...)