domingo, 4 de julio de 2010

Regalando perlas ...

“Una ostra que no ha sido herida no puede producir perlas”. Las perlas son producto del dolor, resultado de la entrada de una sustancia extraña en el interior de la ostra, como un parásito o un grano de arena. En la parte interna de la ostra se encuentra una sustancia lustrosa llamada nácar. Cuando penetra en la ostra un grano de arena, las células de nácar comienzan a trabajar y cubren el grano de arena con muchísimas capas de nácar para proteger el cuerpo indefenso de la ostra. Como resultado, se va formando una hermosa perla. Una ostra que nunca fue herida no puede producir perlas, porque la perla es una herida cicatrizada.

¿Te has sentido herido por un amigo? ¿Has sido abandonado por tu pareja?¿Tus ideas son criticadas? ¿Eres víctima de la envidia de alguien? ¡PRODUCE UNA PERLA! Una mirada, un gesto o una sonrisa son las mejores respuestas a sus ataques. Cubre tus heridas con varias capas de amor y no te dejes llevar por el resentimiento. Eso no crea perlas. REGALA a los que te atacan una perla, les pillará completamente por sorpresa, ¡SE ASOMBRARÁN!.

1 comentarios:

A las 15 de agosto de 2010, 22:49 , Blogger Manuel ha dicho...

Es cierto que el resentimiento nos hace mucho daño y es mejor uirle sea como sea, así que te hré caso y fabricaré unas pocas de perlas.

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal