domingo, 4 de julio de 2010

En ausencia de ti ...

La noche se ha adueñado de todo. Se ha apropiado de mí y de mi vida. No domino nada, ni siquiera las palabras que te escribo. Ahora te quiero escribir poniendo todo mi ser en ello. Pero no soy yo quien lo hace, tus recuerdos me superan. Son ellos quienes te están escribiendo...
PIENSO EN TI y mis ojos siguen buscando tu imagen que no acaba de llegar; mis oídos te escuchan, pero tu voz ya no está.
PIENSO EN TI mientras doy vueltas en mí, intentando comprender lo que sientes, lo que nos pasa... Mi cuerpo agotado se relaja y busca el descanso, pero mi mente sigue trabajando, imaginándote y preguntándose POR QUÉ...
PIENSO EN TI, y la ansiedad y el temor acuden a mí. Salen corriendo de un rincón de mi mente que no quiero mirar.
PIENSO EN TI y me doy cuenta de que llevo mucho tiempo actuando contra mis sentimientos. Me resisto a obedecer esta imposición. Quiero sentirte, soñarte, pensarte...
PIENSO EN TI y me enfrento a mi misma. “No deberías sentir de esa manera”, me digo. Pero mis emociones no siguen las leyes de la lógica, porque mi cabeza no sabe lo que mi alma está sintiendo. ¿Hay razones para quererte así, como lo estoy haciendo? Tan sólo sé que no puedo sentir de otra manera...
PIENSO EN TI. Imagino mil conversaciones, mil encuentros contigo, mil bromas tontas, mil sonrisas tiernas, mil abrazos cariñosos, mil caricias dulces... Luego, intento escoger entre todo, lo mejor para ti, y me quedo con la duda de saber si la sonrisa ganadora sería capaz de contagiarte y si el abrazo ganador sería capaz de acercarte más a mi.
Entonces vuelvo a PENSAR EN TI, en todo el mundo que tú eres y en el mundo inmenso que llevas dentro de ti.
PIENSO EN TI y te busco en cada rincón, en cada calle, en cada mirada... Te veo en mi transitar y tu imagen salta de pronto en cada pareja que pasea de la mano. Camino buscándote y buscando respuesta a este torbellino de emociones que hoy, en mi cama, me hacen sentirte aquí.
PIENSO EN TI y los silencios acuden a mí. Me atemoriza tu silencio por lo que podría significar. Sospecho que estás aburrido, desinteresado, que no te importo... Permíteme pensar que tu silencio significa confianza, respeto y reconocimiento de que tú y yo somos iguales. Mis palabras gritan que quiero convertirte en mi mitad y tu silencio dice que acepto que no lo eres.
PIENSO EN TI y quiero que seas capaz de decir cualquier cosa, incluso aquellas que no quieres decir y que yo no quiero escuchar. Y miro hacia atrás. Veo el pasado desvaneciéndose poco a poco, sin que pueda hacer nada para cambiarlo; y el futuro que aún no ha llegado y que sí puedo cambiar...
PIENSO EN TI y una parte de mi quiere escribir, otra quiere razonar, otra huir, otra reir, otra llorar... “No puedo evitarlo”, lo confieso, ESTOY ATRAPADA PENSANDO SÓLO EN TI.

Te conocí en un lugar que no tiene forma ni nombre. Un lugar que sólo podemos tocar a través de las palabras y con los ojos cerrados. Es nuestro lugar y nuestro tiempo. Es allí donde tú y yo fuimos libres de hablar, de vivir, de sentir, de soñar...
PIENSO EN TI y recuerdo tu voz, tu voz que me envuelve y enternece. Tu voz simple, tu voz de hombre, tu voz que ahora me habla...

Esta noche está llena de ti, y yo estoy sólo a ti entregada. Tómala, siéntela, escúchala, alcánzala... Sé que me estás leyendo. Coge esta noche llena de AMOR, te la regalo, ES PARA TI.
Hoy PIENSO EN TI en mis sueños y, recuerdo tras recuerdo, voy evocando tu imagen. Aquí estoy, frente al ordenador, escribiéndote con el alma y bebiéndome de un solo sorbo esta AUSENCIA DE TI.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal