martes, 15 de junio de 2010

Mi VIDA, mi mejor ESCUELA...


Donde más cosas he aprendido ha sido en LA VIDA. Ella es mi mejor Universidad, donde abundan muchísimos títulos, entre ellos el MÁSTER EN RELACIONES INTERPERSONALES, que es la especialidad con más alto índice de suspensos ... ¿por qué será?
En lo que llevo de vida, he aprendido que no puedo hacer que alguien me ame, sólo puedo convertirme en alguien a quien se pueda amar; el resto ya no depende de mí.
He aprendido también que por mucho que me preocupe por los demás, muchos de ellos no se preocuparán por mí y que se necesitan muchos años para construir la confianza y únicamente segundos para destruirla.
He aprendido que lo que verdaderamente cuenta en la vida no son las cosas que tengo alrededor, sino las personas que tengo alrededor.
He aprendido que no debo compararme con lo mejor de lo que hacen los demás, sino con lo mejor que puedo hacer yo.
He aprendido que lo más importante no es lo que me pasa sino cómo lo afronto.
He aprendido que hay cosas que puedo hacer en un instante que ocasionan dolor durante toda la vida, y que es importante practicar y ensayar mucho para convertirme en la persona que quiero llegar a ser.
He aprendido que es muchísimo más fácil reaccionar que pensar y más satisfactorio pensar que reaccionar.
He aprendido que siempre debo despedirme de las personas que quiero con palabras cariñosas; podría ser la última vez que los veo.
He aprendido que puedo llegar mucho más lejos de lo que creía.
He aprendido que soy responsable de lo que hago, cualquiera que sea el sentimiento que tenga.
He aprendido que los héroes son las personas que hacen aquello de lo que están convencidos, a pesar de las consecuencias.
He aprendido que aprender a perdonar requiere mucha práctica.
He aprendido que el dinero es un pésimo indicador de valor de algo o de alguien.
He aprendido que a veces las personas que creo que me van a patear cuando me caigo, son aquellas que me ayudan a levantarme ( y al revés...)
He aprendido que en muchas ocasiones tengo derecho a estar enfadada, pero no a ser cruel.
He aprendido que si son verdaderos, la amistad y el amor continúan creciendo a pesar de las distancias.
He aprendido que simplemente porque alguien no me ame como yo quiero, no significa que no me ame a su manera.
He aprendido que no siempre es suficiente ser perdonado por los otros; a veces tengo que perdonarme a mí misma.
He aprendido que por más fuerte que sea mi duelo, el mundo no se detiene por mi dolor.
He aprendido que mientras mis antecedentes y circunstancias pueden haber influenciado en lo que ahora soy, yo soy la única responsable de lo que puedo llegar a ser.
He aprendido que dos personas pueden mirar la misma cosa y ver algo totalmente diferente.
He aprendido que por más que trato de proteger a mi hija, es inevitable que algún día se lastime, y con ello, me lastime yo también.
He aprendido que hay muchas maneras de enamorarse y permanecer enamorada.
He aprendido que, sin importar las consecuencias,cuando soy honesta conmigo misma llego más lejos en la vida.
He aprendido que muchas cosas pueden ser generadas por la mente; el truco es el AUTOCONTROL.
He aprendido que puedo cambiar mi vida en cuestión de horas por la influencia de personas que ni siquiera me conocen.
He aprendido que, aún cuando pienso que no puedo más, siempre encuentro ese empujón que necesito para seguir caminando.
He aprendido que las palabras, en ocasiones, son las únicas que pueden aliviar los dolores del alma.
He aprendido que el paradigma en el que vivo, no es la única opción que tengo.
He aprendido que los títulos colgados de la pared no nos convierten en mejores personas.
He aprendido que, aunque la palabra AMOR pueda tener diferentes significados, pierde su valor cuando se usa con ligereza.

2 comentarios:

A las 17 de junio de 2010, 21:02 , Blogger Manuel ha dicho...

No me cabe la menor duda de que tienes muchísima sabiduría de vida, la cual, como tú muy bien dices, es la mejor escuela. Quiero aprovechar esta ocasión para decirte que, aunque sea un verdadero desconocido para ti, deseo que consigas las metas que te propongas en esta vida y que, tanto tú como tu hija, siempre estéis bien. ¡Siempre os desearé lo mejor!
Por supuesto en esta ocasión sigo estando totalmente de acuerdo contigo. Un fuerte abrazo.

 
A las 17 de junio de 2010, 21:52 , Blogger REBECCA ha dicho...

En la vida existen dos opciones: IR LLORANDO POR LOS RINCONES, lamentándote de tus penas y desgracias o APROVECHAR LAS ADVERSIDADES COMO UNA LECCIÓN DE LA PROPIA VIDA para aprender y cambiar o mejorar aspectos que, hasta ahora, estabas haciendo mal. Conozco mucha gente del primer grupo, hay mucha VÍCTIMA suelta, y mucho llorón también. Yo fuí una llorona en su momento, lo reconoco pero... YA NO MÁS. Ahora soy inteligente y APROVECHO MIS DESGRACIAS PARA MI PROPIO BENEFICIO. Es lo que tiene haber estudiado en la gran facultad que es LA VIDA...
Una vez más MIL GRACIAS POR SERME TAN FIEL... ¡Besos para tod@s!

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal